De Santa Marta a Palomino: mi experiencia en el Caribe colombiano

Cuando pienso en Colombia me proyecto en la Troncal del Caribe, la ruta que une la ciudad de Santa Marta con Riohacha y conduce a las puertas de entrada del Parque Tayrona. Ahí estoy,  abriendo grandes los brazos arriba de una moto, sintiendo el aire cálido y dejando que el viento me despeine. Pienso en kilómetros de mangos, plátanos y coco. Me dejo abrazar por la arena y desde allí te cuento mi experiencia en el Caribe colombiano.

Un mes y dos días en el km 28 de la Troncal del Caribe y podría haber extendido aún más el tiempo en este cálido lugar. De un lado de la ruta la montaña, la Sierra Nevada de Santa Marta, la inmensa naturaleza como paisaje cotidiano. Del otro, plantaciones eternas de banana, el Parque Tayrona, las playas vírgenes de arena blanca donde dejan de nacer los cocos para darle lugar al mar, claro y bravo.

Desde el Hostal Yuluka, donde presté mis servicios en la recepción a cambio de una cómoda cama y deliciosas comidas, recorrí toda la zona. A dedo, la ruta me llevó desde Palomino a Minca cantidad de veces. Me levantaron motos, autos, camiones, camionetas, taxis y hasta la policía en jeep. Qué linda comunidad la que conforman las costeñas y los costeños. Casas sin puertas, bares,  billares y escuelas, igual. Al costado del camino. Me consintieron y me hicieron sentir como en casa. En este artículo te cuento los imprescindibles de la zona.

Vista a la Sierra Nevada desde mi habitación

PARQUE NACIONAL NATURAL TAYRONA

Es un obligado. Cientos de turistas ingresan diariamente al Parque y gracias a ello se encuentra mantenido y cuidado. Hay tres ingresos: Calabazo, Zaino y Palangana. El primero conduce a un sendero de complejidad moderada y unos pares de horas de caminata para arribar a las playas. La segunda es la opción más concurrida y luego de aproximadamente una hora estarás gozando en increíbles playas, como Cabo San Juan, Arrecifes o la Piscina. El mar turquesa es un aliciente para el calor y las piedras gigantes hacen a la belleza del lugar.

Desde el tercer ingreso podrás llegar a las playas de Neguanje, Gayraca y Playa del Muerto o Playa Cristal, pero en esta parte del parque no puedes pasar la noche. Dentro del Tayrona hay opciones para dormir y sobre todo amanecer en este verdadero espectáculo natural. Carpas y hamacas son las opciones más económicas.

Playa La Piscina PNN Tayrona

Esta zona es habitada por comunidades indígenas que mantienen sus costumbres muy arraigadas y vivas. Una de las aventuras que muchos turistas eligen es llegar a la Ciudad Perdida, un trekking de cuatro o cinco días por la montaña cuesta arriba para llegar a esta antigua civilización.

A pedido de los pueblos que habitan la Sierra Nevada, las playas de Chengue, Los Naranjos, una zona de Bahía Concha y Pueblito Chairama han sido cerradas al público por considerarse lugares sagrados. Años atrás, se podía conocer Pueblito. De todas maneras, hay más de una opción para conocer y colaborar con los habitantes de las comunidades, lo mejor es contratar de primera mano la excursión que desees, así te aseguras de su autenticidad.

Mirador PNN Tayrona

MENDIHUACA Y BURITACA. PLAYAS GRATUITAS DONDE EL RÍO SE UNE AL MAR

Hay accesos a las playas donde se debe abonar una tarifa baja para pasar el día pero también hay paraísos gratuitos. Yo opté por hacer dedo para visitarlos porque durante el mes que pasé allí casi todos los días fui a la playa y no quise sacar la cuenta de cuánto hubiera gastado en buses ida y vuelta al hostal donde fui voluntaria.

Los motociclistas fueron mis mejores aliados. 30 grados y el cemento de la ruta parece derretir la goma de las ojotas. Curiosos y alegres, los costeños con mucho gusto colaboraron conmigo dejándome en las playas o en la puerta del hotel a la vuelta. A mí me parece una excelente manera de conocer a las personas y saber un poco más del lugar. ¡No hay mejor guía que un lugareño!

Mendihuaca y Buritaca son nombres de ríos. Los cientos de kilómetros de playa se ven interrumpidos por estos afluentes que bajan desde la Sierra Nevada y cuya agua, fría y dulce, desemboca en la inmensidad del mar. Se forman maravillosos paisajes cuya vegetación frondosa disiente totalmente de la Santa Marta más seca que quedó atrás.

Estuario Río Mendihuaca

COSTEÑO BEACH

Es la playa preferida por los amantes del surf, el oleaje del mar permite la práctica de este deporte y es el nombre de un conocido albergue. Dos canadienses se enamoraron del norte de Colombia y de su gente y decidieron cambiar su vida y montar un hostal para turistas.

El estilo es bohemio, relajado, se busca preservar el medio ambiente y se alienta la práctica de actividades saludables como el surf, yoga y caminatas. Quien aparece a menudo y regala conciertos para los visitantes, es Liliana Saumet, la vocalista de Bomba Estéreo, banda colombiana cuya música está dando la vuelta al mundo.

PALOMINO, LA GUAJIRA

Avanzando unos kilómetros más por la Troncal del Caribe, llegamos a Palomino, un cautivante pueblito que se puso en boca de todo aquel que viaje al norte de Colombia y cada vez recibe más afluencia de turistas.

Este lugar es bañado por los ríos San Salvador, Don Diego y Palomino y las aguas del mar Caribe, por supuesto. Rodeado de naturaleza, aquí se puede hacer tubing, surfear y se alcanzan a ver los picos nevados de la Sierra de Santa Marta. ¿Dónde más pueden coincidir paisajes tan disímiles como montañas nevadas a la orilla del mar turquesa?

Indicaciones en Palomino

Las playas de Palomino son muy bonitas. El clima y el ambiente colaboran y se vibra paz. Imaginalo: playa del Caribe en medio de la selva, arena fina y blanca y aguas azules desde donde observar las imponentes montañas de la Sierra Nevada. No se diga más.

Palomino es la capital del Tubing, ¿de qué se trata? El plan consiste en subirse a un neumático gigante y dejarse llevar por la corriente del río a través de la selva y desembocar en el mar Caribe. Depende la corriente, la duración del paseo.

Playas

ACTUALIZACION COVID – 19

Lentamente, Colombia va reactivando el turismo. Palomino reabrió sus puertas a los viajeros desde el mes de septiembre y muchos hospedajes ya cuentan con las normas de bioseguridad exigidas por las autoridades de salud para evitar el contagio del coronavirus.

Por su parte, el Parque Tayrona anunció que reabre sus puertas el 15 de noviembre y en la ciudad de Santa Marta se aprobaron los protocolos para volver a las playas a mediados de septiembre.

Mapa Santa Marta a Palomino

Si tenes dudas, escribe en comentarios que con gusto respondo y si el artículo te gustó ¡compartilo!

1 comentario en “De Santa Marta a Palomino: mi experiencia en el Caribe colombiano”

  1. Avatar

    Que maravilloso lugar!!! hace varios años conocí Cartagena, y Santa Marta,, pero sin duda estos lugares hay que recorrerlos con tiempo y la tranquilidad que se merecen para poder disfrutarlos en su totalidad. Gracias, muy linda nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *