El Bolsón, senderismo y refugios de montaña

En el “jardín de la provincia” de Río Negro se encuentra la red de refugios de montaña más importante de Sudamérica. Interconectados entre sí y desde donde se puede llegar a lagos, glaciares y cumbres, los refugios captan la atención de cada vez más viajeros, senderistas y amantes de los trekking de montaña.

Si pienso en El Bolsón antes del último roadtrip los conceptos que se me vienen a la cabeza son: hippies, comarca, cerveza artesanal y mermeladas. No había considerado la espectacular red de refugios de montaña que ofrece la localidad sureña y sus majestuosos paisajes. Mi perspectiva dio un vuelco de 360° y sin dudas algo cambió en mí en relación a lo vivido, a la experiencia, a la montaña y aun me pregunto ¿qué es lo que buscamos en nuestro permanente caminar?

“Es increíble para nosotros ver cómo los visitantes llegan y elijen la montaña para sus vacaciones o para actividades deportivas, camping o senderismo”, cuenta Mauricio, desde la Oficina de Informes de montaña, a donde me dirigí para conocer más sobre esta actividad.

La Oficina tiene diez años y se creó justamente para tender ese puente necesario entre refugieros y caminantes, además de ser quien brinda información detallada de cada refugio y, sobretodo, cada sendero. Además, están ubicados dentro de una gran área protegida por lo que se sintió menester registrar a los visitantes antes de iniciar el ascenso.

Iniciando el ascenso desde entrada Wharton

La palabra refugio hace que nos imaginemos cobijo, albergue, descanso, calor.. paz. Y eso es lo que se necesita después de largas caminatas. Dentro de los 15 refugios que forman parte del área natural protegida Río Azul Lago- Escondido, 3 pertenecen al Club Andino: Hielo Azul, Cerro Lindo y Cerro Piltriquitrón, el resto se fueron gestando de forma paulatina y 13 están interconectados. Décadas atrás se les dio permiso para pastoreo a los antiguos pobladores, familias nativas, personajes míticos como Atilio (el dueño del Cajón) quienes hoy tienen la concesión de los espacios.

De todos ellos, el más popular es el Cajón del Azul, conocido por la comunidad internacional y visitado por diversidad de personas: viajeros, familias inquietas, curiosos y amantes de la naturaleza, deportistas y jóvenes con ganas de desconectar de la ciudad y conectar con las amistades y la calma que ofrece la montaña.

El Cajón se maneja de manera prácticamente autosuficiente ya que generan energía desde una vertiente de agua de deshielo, cultivan la tierra en invernadero y huertas, árboles frutales rodean la casa de madera, cocinan sus alimentos y carnean los animales de quienes obtienen la carne y el cuero, calientan con madera y promueven este estilo de vida con quienes desean pasar la noche en el refugio o en el camping.

Refugio Cajón del Azul

Años atrás, sólo se podía subir a pie o a caballo hasta el Cajón y el resto de los refugios, hoy existe un camino para cuatriciclos y eso va modificando un poco las cosas. Según relata Mauricio y también contaron los refugieros, es una cosa rara a la que no se acostumbran ver llegar a tanta gente durante el verano a las instalaciones rudimentarias.

El fenómeno natural que provoca la visita de tantos turistas es el encajonamiento del Río Azul, su nacimiento, una pared de 60 metros de altura con un diámetro pequeño desde donde el agua baja con toda la fuerza y que puede admirarse desde arriba. Bañarse en estas frías aguas fue una experiencia energética que no voy a olvidar.

Laguitos, La Horqueta y Hielo Azul también cautivan a apasionados senderistas. Este último tiene la particularidad de adentrarse en las cuevas de un glaciar. Me sorprendió saber que los senderos hacia los refugios se pueden hacer durante todo el año y que esto será regido por las condiciones meteorológicas. No todos los refugios están abiertos durante los nevados inviernos por lo que es preciso asesorarse previo a subir.

Río Azul, Cajón del Azul

En cuanto a protocolos respecta, desde la Oficina de montaña Mauricio contó que “nos hemos adaptado para el ascenso y pernocte en los refugios. Se mantienen las distancias y se pide higiene y conciencia para el uso de espacios comunes. Lógicamente para subir no se puede usar barbijo ya que hablamos de caminatas que requieren de esfuerzo físico pero nuestros protocolos son similares a los de cualquier región”.

REQUISITOS PARA VIAJAR A EL BOLSÓN

PROCEDIMIENTO PREVIO AL VIAJE

 -Descargar la APP CIRCULACIÓN RÍO NEGRO o ingresá a CIRCULACIONRN.ALTEC.COM.AR

– Completá en la APP los DATOS PERSONALES Y/O DEL GRUPO para generar tu permiso de viaje.

 – 24 ANTES DE VIAJAR, completá la DECLARACIÓN JURADA en la que acreditás no tener síntomas compatibles con COVID-19.

​- Se recomienda al viajero que disponga de un SEGURO DE VIAJE.

1 comentario en “El Bolsón, senderismo y refugios de montaña”

  1. Avatar

    que belleza esos lugares..hay q generar conciencia de preservarlos tal cual están para que puedan ser disfrutados por las generaciones futuras…gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *